La «nube personal» reemplazará al ordenador tradicional en 2014

Teléfonos inteligentes, tabletas y otros dispositivos de consumo masivo hacen que el PC ya no sea el centro del mundo digital

 

La nube: un mundo de recursos al que se accede desde cualquier sistema fijo o móvil

 

 

El reinado del ordenador personal, como el dispositivo de acceso social exclusivo, está llegando a su fin. Para el año 2014, la nube reemplazará al ordenador personal en el centro de la vida de los usuarios digitales, de acuerdo a la investigación de la consultora Gartner. Ellos afirman que la nube dará paso a una nueva era que ofrecerá a los usuarios un nivel de flexibilidad con los dispositivos que, de forma habitual, utilizan para las actividades diarias. Sin embargo, este fenómeno llevará a las empresas a repensar la forma en que entregan aplicaciones y servicios. El mundo está evolucionando, la manera de hacer informática también.

“Las principales tendencias de la informática orientada al cliente se han desplazado dentro del mercado, a partir de un foco ubicado en los ordenadores personales hacia una serie de dispositivos que constituyen un abanico más amplio y que incorpora a los teléfonos inteligentes, las tabletas y otros dispositivos de consumo masivo”, afirma Steve Kleynhans, vicepresidente del grupo de investigación de Gartner. “Los nuevos servicios en la “nube personal” se convertirán en el nexo encargado de conectar los dispositivos que los usuarios elijan para acceder a la red”.

Los últimos dos años han sido un torbellino en el espacio de la informática orientada al cliente, dejando a muchas empresas preguntándose a sí mismas cuál será la próxima tendencia y cómo se verá el universo informático en un futuro próximo, dentro de sólo 5 años. “Muchos llaman a esta época como La era post-PC (después del ordenador), pero en realidad no se trata de saber qué ocurrirá “después” del ordenador, sino de intentar comprender (por adelantado) el nuevo estilo de computación personal, que lleva a los individuos a utilizar la informática en formas fundamentalmente nuevas, en la búsqueda de mejorar múltiples aspectos de su trabajo y vida personal”, dice Kleynhans. Existen varios “hilos conductores” que se combinan para llevarnos en el sentido de esta nueva era. Estas poderosas tendencias (mega-tendencias) tienen raíces que se extienden hacia atrás, a través de la última década, pero se están alineando en una nueva forma, en un nuevo sentido.

Tendencia 1: La estandarización

Gartner ha analizado el movimiento económico de las empresas de tecnología informática durante la mayor parte de la última década, y ha visto el fuerte crecimiento de las mismas a través de diversos aspectos en todo el mundo. Sin embargo, mucho de esto ha sido simplemente la antesala o el preludio de la gran ola que está empezando a afianzarse en todos los aspectos de la tecnología de la información, a través de varios factores clave que se unen:

-Los usuarios de esta época son más conocedores de la tecnología y tienen expectativas muy diferentes respecto a hace algunos años atrás.

-Los medios de comunicación masivos tales como Internet y las redes sociales, han dado “poder” y han alzado la voz de los usuarios.

-El auge de potentes dispositivos móviles que hoy son de fácil acceso para el bolsillo del usuario medio, ha cambiado la ecuación a favor de los usuarios.

-Los usuarios se han convertido en innovadores.

-A través de la democratización de la tecnología, los usuarios de todo tipo y condición, ahora comparten la misma tecnología, es decir, son iguales ante la posibilidad de comprar el mismo producto.

Tendencia 2: Virtualización

La virtualización ha mejorado la flexibilidad y el aumento de las opciones sobre cómo las organizaciones de tecnologías informáticas pueden implementar nuevos entornos de trabajo para el cliente. La virtualización, en cierta medida, ha liberado aplicaciones esclavas de las limitaciones y restricciones de dispositivos individuales, sistemas operativos o incluso arquitecturas de procesador. La virtualización ofrece una manera de mover el legado de aplicaciones y procesos desarrollados durante la época de esplendor del ordenador personal hacia adelante en el nuevo mundo emergente. Porque no se trata de algunos países; todo el mundo es emergente en esta materia. Esto proporciona la posibilidad de que dispositivos móviles, con características de bajo consumo de energía, tengan acceso a trabajar con programas que antes eran exclusivos de los procesadores de potencia de procesamiento mucho mayor, incrementando de este modo su utilidad.

Tendencia 3: “app-ficación” (La tendencia hacia las “aplicaciones”)

Esta tendencia se origina cuando la forma en que las aplicaciones están diseñadas, entregadas y consumidas por los usuarios (App Store o Google Play Store), genera un cambio radical, que provoca un impacto dramático en todos los demás aspectos del mercado de software. Estos cambios también originan una profunda alteración en cómo las aplicaciones se escriben, desarrollan y venden, respecto a lo que históricamente se realizaba en los entornos corporativos. Cualquier aplicación se puede exponer en múltiples formas y plataformas, a la vez que se puede utilizar en diferentes situaciones por el usuario.

Tendencia 4: Auto-servicio en la nube

Con la llegada de la nube, donde de los usuarios individuales tienen acceso a todo tipo de servicios al instante y al alcance de su mano, se abre todo un nuevo nivel de oportunidades. Cada usuario, ahora puede tener un conjunto escalable y casi infinito de recursos disponibles para lo que debe, quiere o desea hacer. Las actividades digitales de los usuarios son mucho más auto-dirigidas que nunca. Los usuarios demandan la posibilidad de tomar sus propias decisiones acerca de las aplicaciones, servicios y contenidos. Esto fomenta una cultura de auto-servicio que los usuarios esperan en todos los aspectos de su experiencia digital. Ahora, los usuarios pueden almacenar su espacio de trabajo o su personalidad digital en forma virtual o en línea.

Tendencia 5: El cambio de la movilidad (Donde y cuando quieras)

Hoy en día, los dispositivos móviles combinados con la nube, pueden cumplir la mayoría de las tareas de computación y cualquier ventaja o desventaja se ve compensada en las mentes de los usuarios por la comodidad y la flexibilidad que ofrecen estos dispositivos. La aparición de experiencias más naturales en el manejo de la interfaz de usuario favorece también a la movilidad y la practicidad que esto representa. El reconocimiento táctil y gestual, junto con la identificación del habla y el conocimiento contextual, permiten una rica interacción entre el usuario y los dispositivos con un nivel mucho mayor de libertad. En cualquier punto en el tiempo y dependiendo de la situación, cualquier dispositivo dado jugará un papel principal (o rol fundamental) dentro de su inserción en el mundo que lo rodea.

“La combinación de estas poderosas tendencias, junto con los avances que permiten las nuevas tecnologías, está marcando el comienzo de la era de la nube personal”, dice. Kleynhans. “En este nuevo mundo, los detalles de los dispositivos se vuelven menos importantes y brindan menos razones por las que preocuparse. Los usuarios podrán utilizar un conjunto de dispositivos, entre ellos el ordenador tradicional, que sigue siendo una de muchas opciones, pero el eje principal no será un solo dispositivo. Por el contrario, la “nube personal” asumirá ese papel fundamental. El acceso a la nube y el contenido almacenado o compartido en ella, será gestionado y asegurado. Allí estará el foco del usuario, en lugar de centrarse solo en los dispositivos propiamente dichos, como ocurría hace apenas un par de años atrás”.

Vía

La nube personal, a punto de romper la barrera de los 500 millones de usuarios

La adopción de servicios de almacenamiento en la nube por parte de los consumidores está superando todas las expectativas de la industria, según un informe de la consultora IHS iSuppli.

A finales de junio, las suscripciones personales a dichos servicios ya habían conseguido superar los 375 millones, una cifra que supone haber cubierto el 75% de las expectativas para todo el año. Y es que una vez concluido diciembre se espera cruzar la barrera de los 500 millones de usuarios.

Dada la relativa novedad de este tipo de tecnologías, no existen cifras de adopción reales para el año 2011, según dice IHS, pero sus estimaciones apuntan a que el año pasado sólo había 150 millones de personas interesadas en el cloud ocmputing. Nada que ver con el futuro del sector. Para 2013 las suscripciones deberían incrementarse hasta los 625 millones de usuarios y a partir de ahí duplicarse en los próximos cuatro años, alcanzando los 1,3 millones de abonados en 2017.

“La nube es un factor de cambio decisivo en esta era de redes de banda ancha móvil casi omnipresentes, ya que ofrece beneficios a los consumidores y a los proveedores de servicios cloud por igual”, comenta Jagdish Rebello, director de consumo y comunicaciones de IHS. “Desde el punto de vista de los los consumidores, los servicios en la nube están diseñados para administrar y almacenar datos generados por el usuario o contenido comprado, como música, libros electrónicos, fotos y videos”, continúa explicando. “El contenido está accesible sin problemas y se sincroniza a través de dispositivos como smartphones, tabletas y PCs multimedia. Mientras tanto, las empresas de tecnología ven la nube como una forma de generar ingresos”.

Pero, “además de propiciar oportunidades financieras, estos servicios en la nube pueden crear fidelidad y reducir la rotación entre los clientes de los distintos operadores móviles”, apuntan desde IHS. “Los usuarios con grandes volúmenes de datos almacenados en el servicio en la nube de un operador concreto son probablemente reacios a migrar sus contenidos a los servicios de otro operador al final de su período de contrato, debido a la molestia que eso conlleva, por lo que la nube puede ser aprovechada como una herramienta eficaz para mantener la lealtad del cliente”.

Vía

Una nube personal bajo control

Una nube personal de bolsillo

La firma D-Link lanza un dispositivo pensado especialmente para el viajero. El DIR-505 Mobile Cloud Companion, amplía y transforma cualquier conexión a internet en un hotspot Wi-Fi, que permite acceder, visualizar, compartir y sincronizar contenidos, además, sirve de cargador para el móvil o tableta. Crea una nube personal de bolsillo con múltiples funciones.

Adecuado para el viajero (especialmente en vacaciones) ya que es suficiente enchufar el Mobile Cloud Companion a cualquier toma de corriente, sin necesidad de instalación.

El dispositivo puede operar de distintas formas. Si se usa como repetidor, mejora y amplía la cobertura inalámbrica, eliminando puntos muertos. También puede funcionar como router/punto de acceso y como hotspot Wi-Fi, añadiendo capacidad inalámbrica a cualquier conexión a internet existente. Si se conecta directamente a un módem o punto de internet en un hotel, por ejemplo, los usuarios podrán compartir de forma inalámbrica la misma conexión a internet de forma simultánea. Incluye funciones de seguridad, así como botón WPS, por lo que el contenido está protegido.

Incluye un puerto USB, lo que permite conectar una memoria o un disco duro USB y compartir o pasar contenidos en streaming a cualquier dispositivo conectado. El puerto USB también puede ser usado como cargador móvil.

En resumen este dispositivo puede usarse como:

· Modo router: permite compartir la conexión a internet de forma inalámbrica conectándolo a un módem. Hace posible crear una red inalámbrica en su casa, o en cualquier sitio. Además, la mayoría de hoteles o centros de negocio, cuentan con una buena infraestructura de cable, pero pocas veces se puede usar con tabletas o smartphones. Al usarlo como router, se acaba con estas limitaciones.

· Modo punto de acceso: permite crear una red inalámbrica privada de forma instantánea y completamente segura, con o sin conexión a internet.

· Modo repetidor: extiende la red inalámbrica existente, proporcionando conexión a internet en cualquier habitación y con excelente cobertura.

· Modo HotSpot Wi-Fi: se conecta a un hotspot y comparte directamente esa conexión única con cualquier dispositivo cercano. Puede ser útil para hoteles, aeropuertos o cafeterías que quieran compartir una conexión con múltiples dispositivos. Además, proporciona un extra se seguridad al esconder los dispositivos de la red pública y mantenerlo en su propia red privada.
Vía

LA ERA DEL PC Y LA ERA DE LA NUBE PERSONAL

Mucho se ha dicho sobre el final de la la Era del PC, pero aún en las grandes empresas sigue reinando la PC.
La PC desde sus inicio ha marcado terreno que muchos otros sistemas y equipos computacionales han tratado de disminuir; las Laptop o Notebook, Móviles de Tercera Generación, Palmes y lo más novedoso últimamente como las Tables han venido a competir con las PC y lo que han logrado es marcar diferencia.
En la actualidad los equipos móviles, combinados con la NUBE, cumplen la mayoría de las tareas que puede realizar la PC y cualquier ventaja o desventaja solo la marcan los usuarios por la comodidad y la flexibilidad que ofrecen estos equipos, pero hasta ahora no han podido hacer todas las tareas que realizan las PC.
Se ha venido trabajando con la comunicación entre dispositivos (por ejemplo: Móviles – La Nube – Interfaz de Impresión), se ha podido avanzar con el uso de tecnología Wi-Fi, pero aún la confianza que se le tiene a la PC en la seguridad y privacidad de los datos e información aún no ha sido superada.
El acceso a la Nube Personal y al contenido almacenado o compartido en ella, aún no ofrece gran confianza al usuario. Los expertos aseguran que es allí donde está la atención del usuario; ellos indican que en lugar de centrarse solamente en los equipos propiamente dichos, su interés se centrará en la flexibilidad que da la Nube Personal en el acceso a la información almacenada; obviamente la PC no ofrece ese tipo de flexibilidad dado que para ello debe contar con una red de conexión universal, lo que aún está limitada a nivel económico.
La Nube Personal ofrece, además un almacenamiento más limitado que el de la PC, lo que es simple de notar dado que la PC sólo maneja información de un grupo reducido de usuario, mientras que la Nube Personal cuenta con una cantidad más amplia de usuarios.
Todo esto se reduce al tema de los PARADIGMAS, que en la vida del ser humano siempre han existido y siempre existirán, lo que no se sabe cuánto tiempo estarán vigente.
Lo que si está claro que debemos poner en la balanza las ventajas y desventajas que ofrecen tanto las PC como la Nube Personal y que como dice un viejo refrán: “Que gane el mejor”.
Mi recomendación muy particular es que siempre debemos ir actualizándonos porque en el mundo computacional/informático no se sabe hasta cuándo vamos a contar con la PC y en qué momento nos veremos obligados a utilizar solamente los servicios de la Nube Personal.
Así que, y me incluyo, vayamos de vez en cuando utilizando los servicios que nos ofrecen la Nube Personal.
Vía

Meta